(Oh, si Señor, Tú paz preciosa nos llena).

La paz os dejo, mi paz os doy;
Yo no os la doy como el mundo la da,
No se turbe vuestro corazón,
No tengáis miedo.

Señor, yo recibo de tu paz,
No la que el mundo me da, en mi corazón, no habrá temor.

Señor, necesito de tu paz,
Y mi corazón sabrá, que tú eres poderoso Dios.

(Oh sí Jesús, tú eres el príncipe de paz,
Y hoy la recibimos, con todo nuestro corazón).

La paz os dejo, mi paz os doy;
Yo no os la doy como el mundo la da,
No se turbe vuestro corazón,
No tengáis miedo.

Señor, yo recibo de tu paz,
No la que el mundo me da, en mi corazón, no habrá temor.

Señor, necesito de tu paz,
Y mi corazón sabrá, que tú eres poderoso Dios.

(Oh, sí Señor).