Soy uno entre muchos,
pero unidos en tu amor,
juntos en tu compasión.

Los campos están maduros,
Manda obreros a tu mies,
Que sepan obedecer.

Si un corazón
salvas hoy, úsame
a mí, Señor…

Juntos lograremos
con tu fe,
transformar al mundo
uno a la vez.
Si un siervo quieres,
yo iré.
Juntos lograremos
Sus vidas cambiar.

Ellos tienen hambre;
y suplican al mirar
saciarse de tu pan.

Mueren diariamente,
ciego está su corazón
pronto envíanos, Señor.