Recíbelo, recíbelo, 
y derramaré de mi espíritu de lo alto 
dice el Señor, y el desierto será convertido en un campo fértil 
y donde antes había esterilidad empezará a haber fruto, 
fruto abundante, porque así como la tierra bebe las aguas 
de la lluvia del cielo, así mi Espíritu está siendo derramado 
sobre tu vida, porque este es el tiempo, 
esta es la generación que verá mi gloria derramándose 
sobre los niños, sobre los muchachos, sobre los jóvenes, 
oh, ellos verán mi rostro dice el Señor, 
ellos verán mi rostro porque yo me revelo a ellos, 
yo me muestro a ellos y ellos me conocerán 
y ninguno tendrá que decirle a 
su compañero conoce al Señor porque 
yo me mostraré a ellos, 
yo les hablaré en la noche. 
♪Yo les visitaré dice el Señor, 
y entraré a sus habitaciones y entraré 
a sus habitaciones y voy a hablarles, 
les hablaré en el oído, 
Oh, cuando ellos estén en su cama, 
yo vendré sobre ellos, 
sobre los niños, sobre los jóvenes. 
Oh los que en la oscuridad han llorado, 
su rostro resplandecerá en la luz, 
yo les visitaré y sanaré sus heridas. 
Las heridas de esta generación yo las sanaré 
y derramaré el bálsamo, aceite fresco sobre sus cabezas 
y les sanaré y les restauraré y les tomaré 
y les diré mío eres tú y nadie te podrá arrebatar de mi mano, 
nadie te podrá arrebatar de mi mano mi pequeño, 
mi pequeña, nadie te podrá arrebatar de mi mano 
porque aunque tu padre y tu madre te dejaren 
yo te recogeré, si te recogeré y te limpiare 
y te lavare, te pondré un vestido nuevo, 
y zapatos en tus pies, si te coronaré 
con mi bien. 
Señor profetizamos sobre esta generación, 
profetizamos sobre esta generación Señor, 
que tú Señor te mostrarás a ellos, 
te mostraras a ellos, 
Señor que aun pasarás por encima 
de nuestras fallas y de las limitaciones 
que hemos tenido los papás 
y te mostrarás a los hijos y 
te revelarás a ellos, 
en el nombre de Jesús, en el nombre de Jesús