En tierra seca Tu eres Consuelo 
Eres mi amado, mi bien, mi deseo 
Te necesito, de Ti estoy sediento 
Sólo tu mano me da el sustento 
De lo alto descendió tu Espiritu oh Dios
Al desierto en campo fértil torno 
Le dio nuevo color 
El reposo y la paz 
En sus alas Él traerá 
Y arroyos de aguas me dará 
Y viviré en seguridad